Impermeabilización de garajes

Las humedades en garajes suelen estar provocadas por los efectos de la capilaridad: los muros en contacto con el terreno húmedo absorben dicha humedad, que se va filtrando lateralmente hacia su interior. También pueden originarse por una fuga de agua puntual o grietas o fisuras en su estructura. Las humedades en garajes tienen sus propias características debido a su ubicación.

Este tipo de humedad suele producirse por la ausencia o fallo de la impermeabilización, que permite el paso de agua a través de los muros o las juntas existentes entre ellos. Este tipo de humedad produce unas manchas muy características, extendiéndose por las paredes o techos en formas concéntricas, desde el punto en el que se origina la filtración hasta los bordes.