Aislamiento de fachadas

Desde el punto de vista del aislamiento térmico y acústico en cualquier tipo de edificación, la fachada es uno de los puntos clave a tener en cuenta puesto que es la superficie por la que más transmisión de calor o frío se produce y la principal barrera de protección contra el ruido externo. Un adecuado diseño de esta parte de la estructura será por tanto fundamental a la hora de conseguir un edificio cuya demanda energética para calefacción y aire acondicionado sea lo más reducida posible y, además, permita dotar a los usuarios de un adecuado confort interior.

Muchas fachadas pierden su capacidad de aislar con el paso del tiempo no sólo térmica sino acústicamente también, ya que los aislantes previamente instalados en las mismas no cuentan con propiedades de ese tipo o simplemente han perdido parte de su eficacia. Los aislantes reflexivos aíslan tanto térmica como acústicamente, y cuentan con una gran durabilidad, sin perder eficacia y sin necesitar mantenimiento.